institucional

Historia

Para hablar de San Basilio tenemos que remontarnos a 1928; año donde comienza nuestra historia. En la década de 1920, la empresa de ferrocarril de Buenos Aires al Pacífico, comenzó a construir el ramal de Laboulaye a Sampacho que debía atravesar los campos pertenecientes a la Estancia Santa Catalina, propiedad del Señor Ambrosio Olmos.

Historia de San Basilio

Para hablar de San Basilio tenemos que remontarnos a 1928; año donde comienza nuestra historia. En la década de 1920, la empresa de ferrocarril de Buenos Aires al Pacífico, comenzó a construir el ramal de Laboulaye a Sampacho que debía atravesar los campos pertenecientes a la Estancia Santa Catalina, propiedad del Señor Ambrosio Olmos. 

Esta compañía obtuvo territorios a los cuales designó con el nombre de “Colonia Orcoví”, cuyo significado es enorme médano A medida que avanzaba el tendido de la línea férrea, se efectuó la construcción de la estación de ferrocarril para luego dar paso al trazado del pueblo; la denominación que la localidad tuvo en sus inicios fue “Km 133”, por la distancia que la separaba de Laboulaye, ciudad cabecera de dicho ramal. 

Para acceder al poblado, se construyó una calle que partía de la Estación de Ferrocarril y finalizaba en el almacén de Don Alejandro Giordanino, resignando un espacio que sería destinado a la construcción de la plaza. El resto de las manzanas, fueron divididas en lotes y puestas a la venta, cuyo precio dependía de su ubicación y extensión de los mismos. Años más tarde, Leo Low de Lambe, señora del administrador de las tierras, se reunió con Adelia Maria Harilaos de Olmos, esposa de Ambrosio Olmos, la cual bautizó al nuevo pueblo con el nombre de “San Basilio”, denominación que recibía también una de sus posesiones ubicadas al sur de Argentina. 

Dicho nombre, fue aceptado por la empresa y se tomó como fecha de fundación el 23 de agosto de 1928; sin embargo no se cuenta con un documento oficial que ampare dicha designación. El proceso de urbanización, fue llevado a cabo por la firma Franklin y Herrera Sociedad de Responsabilidad Limitada, destacándose como administrador, Mister Harold Lambe. 

A partir de ese momento, comenzaron a llegar inmigrantes de distintas nacionalidades como italianos, abocados en su mayoría a tareas rurales, españoles y árabes, dedicados en general al rubro comercial. En consecuencia, ellos, junto a sus familias, impulsaron el surgimiento de espacios e instituciones que permitieron el desarrollo y progreso de la localidad.